La oración

2418

Reglas legales del rezo

  • 1. El rezo sentado
  • 2. La intención
  • 3. Recitación de Al Fatiha
  • 4. At-Ta’min
  • 5. Silencios del imam
  • 6. Rezar el nafila en voz alta
  • 7. Levantar las manos
  • 8. Alcanzar la rak’a
  • 9. La quietud
  • 10. Mover la lengua
  • 11. La forma del suyud
  • 12. Mover el dedo

  • 1. El rezo sentado

    A. En los rezos nafila

    El rezo sentado (en vez de parado) es válido y tiene la mitad de la recompensa del quien reza de pie, pues el Profeta, que la paz y bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: “Si reza de pie, es lo mejor para él. Si reza sentado recibirá la mitad de la recompensa. Y si reza recostado, recibirá la mitad de la recompensa del sentado”[ Lo citó Al Bujari ].

    Si reza sentado por alguna excusa, su rezo es recompensado en su totalidad.El Profeta, que la paz y bendiciones de Al-lah sean él, dijo: “Si el siervo se enferma o se encuentra de viaje, se le anotará la recompensa que recibe el de pie que está sano” [Lo citó Al Bujari].

    B. En el rezo prescrito (fard)

    No es válido rezar de sentado si se puede poner de pie.

    2. La intención

    Algunas reglas respecto a la intención:

    1 - No es permitido cortar la intención durante el rezo; así pues, quien desea interrumpir su rezo ya lo ha interrumpido de hecho y deberá repetirlo desde el principio.

    2 - Quien inició el rezo con intención que sea nafila pues no puede transformarlo en fard durante el mismo rezo.

    3 - Quien empezó un rezo fard sólo y llega después un grupo puede transformar su rezo en nafila y rezar dos rak’at para luego terminarlo y unirse al grupo.

    3. Recitación de Al Fatiha

    La recitación de la sura Al Fatiha es obligatoria para quien reza aunque esté en grupo y sea un rezo de recitación en voz alta.

    ‘Ubada ibn us Samit , Al-lah esté complacido con él, dijo: “el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nos dirigía en el rezo del Fayery recitaba pero la recitación se le hizo difícil. Cuando terminó dijo: “¿Ustedes recitan detrás del Imam?”, y dijimos que sí. Él dijo: “No lo hagan, excepto que sea Al Fatiha del Corán, pues no ha rezado quien no ha recitado Al Fatiha”[ Lo citó Abu Dawud ].

    4. At-Ta’min

    At-ta’min consiste en que el orante diga “amín” (amén) y es una Sunna para todo orante, ya sea Imam o ma’mum, que rece solo, que rece fard o que rece nafila, que rece un rezo en voz baja o rece en voz alta, siempre que lo pronuncie levemente en voz baja y lo pronuncie claramente (cuando sea) en voz alta.

    La prueba de esto son las palabras del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “cuando el imam diga “amín” digan ustedes con él, pues aquel cuyo ta’min coincide con el de los ángeles verá todos sus pecados pasados perdonados” [ Lo citó Al Bujari ].

    5. Silencios del imam

    -Guarda silencio unos instantes entre el takbir inicial y la recitación de Al Fatiha para que pronuncien el ruego del istiftah.

    -Silencio breve entre Al Fatiha y la sura posterior de la rak’a para que el ma’mum pueda a su vez recitar Al Fatiha en voz baja.

    -Silencio breve después de terminar la recitación y antes del ruku’

    6. Rezar el nafila en voz alta

    -Si a una persona se le pasó el tiempo de rezar y desea reponer el rezo perdido ¿debe recitarlo en voz alta o no?

    -Lo importante es de qué rezo se trata y no del momento de su reposición. Si un rezo en voz alta lo está reponiendo de día rezará igual en voz alta.

    -La sunna dicta recitar en voz baja los rezos nafila excepto los que se hayan registrado en voz alta como el Tarawih y el del eclipse.

    7. Levantar las manos

    Se levantan las manos en los siguientes puntos del rezo:

    -Takbirat ul ihram

    -Takbirat ur ruku’

    -Al levantarse del ruku’

    -Al levantarse del primer tashahhud

    8. Alcanzar la rak’a

    Si el ma’mum alcanza parte del ruku’ con el imam entoncesya ha alcanzado la rak’a, pues el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “quien alcanza el ruku’ ya alcanzó la rak’a” [ Lo citó Abu Dawud ].

    9. La quietud

    La quietud y la estabilidad al ejecutar cada uno de los pilares del rezo es en sí un pilar y el rezo no vale si se ejecutan los pilares muy a prisa y sin estabilizarse bien en cada posición, pues se cita a Abu Huraira, Al-lah esté complacido con él,relatando que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, entró a la mezquita y luego entró un hombre que rezó. Luego, este hombre se acercó y saludó al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y él le devolvió el saludo y le dijo: “ve y reza pues no has rezado”. El hombre volvió y repitió el rezo como le dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Luego volvió ante el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y le saludó. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dijo: “y contigo sea la paz” y agregó: “vuelve que aún no has rezado” Esto sucedió hasta que repitió el rezo tres veces, luego el hombre dijo: “por el que te envió con la verdad, no puedo hacerlo mejor; enséñame”. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dijo: “si deseas rezar levántate y pronuncia el takbir, luego recita lo que puedas del Corán; luego inclínate hasta que te estabilices en ruku’; luego levántate hasta que te estabilices de pie, luego prostérnate hasta que te estabilices en suyud, luego levántate hasta que te estabilices sentado. Hazlo así en todo tu rezo” [ Lo citó Al Bujari ].

    10. Mover la lengua

    No es suficiente recitar mentalmente el Corán, las takbirat y los adhkar sino que se debe pronunciar las palabras, por lo menos moviendo los labios y la lengua al recitar.

    11. La forma del suyud

    El suyud consiste en apoyarse sobre siete partes del cuerpo, pues el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “si se prosterna la persona se prosternan con él siete partes del cuerpo: su cara, sus manos, sus rodillas y sus pies”[ Muttafaq ‘alaih ].

    12. Mover el dedo

    Es una sunna mover el dedo índice en el tashahhud, por el relato de Wa’el ibn Huyr, Al-lah esté complacido con él, : “luego levantó su dedo y lo vi moverlo, orando con él”[ Lo citó An-Nasai ].