La oración

2242

Salat ul yanaza (el rezo fúnebre)

  • Preparando al difunto
  • Salatul yanaza, el rezo fúnebre
  • Visitando los cementerios
  • Prohibiciones en los funerales
  • Prescripciones de los funerales

  • Preparando al difunto

    Es recomendable presentarse ante quien presenta señales de agonía y recordarle del testimonio de fe “la ilaha il-al Al-lah” (no hay más dios que Al-lah), pues el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “pongan en boca de sus difuntos la ilaha il-al Al-lah” [Lo citó Muslim].

    Cuando la persona muere se le cierran los ojos, se le cubre con una mortaja de tela, se le prepara con rapidez y se reza por él.

    Estatus legal del lavado del difunto, su preparación y su entierro

    Lavar al difunto, envolverle en una mortaja, cargarlo, rezar por él y enterrarlo es una obligación comunal de tipo fard kifaia. Si la cumple un grupo suficiente de personas, el resto no carga con culpa alguna.

    Prescripciones para el lavado del difunto

    1-Se debe elegir para lavar a los difuntos a una persona confiable, proba y fiel que conozca las prescripciones legales del lavado.

    2-Tiene la prioridad de lavar al difunto quien haya sido encomendado por el mismo, luego el familiar más cercano, siempre que conozca las prescripciones del lavado; si no las conoce se debe dar la responsabilidad a otro que sí conozca las reglas del lavado.

    3-Al hombre lo debe lavar un hombre y a la mujer una mujer. Cada esposo tiene derecho de lavar a su pareja. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo a ‘Aisha, que Al-lah esté complacido con ella: “¿Y qué daño te hace si tú mueres antes que yo y te lavo y rezo por ti y te entierro?” [Lo citó ibn Maya].

    A los niños de menos de siete años los pueden lavar hombres y mujeres por igual. El que muere como mártir en combate no se le amortaja, no se reza por él sino que se le entierra con las ropas que murió.

    4-Si un feto abortado había alcanzado los cuatro meses de embarazo se lo lava, se lo amortaja y se lo entierra, sea varón o mujer, pues después de los cuatro meses de concebido ya es humano.

    5-Es requisito que el agua con el que se lava al difunto sea agua pura y lícita y que se lave en un lugar cubierto. No debe estar presente nadie que no tenga relación con el lavado del difunto.

    Descripción del lavado del difunto

    1-Se coloca al difunto sobre la Camilla del lavado, luego se cubre su ‘awra, luego se le saca sus ropas estando a cubierto en una habitación especial o algo similar.

    2-Se recomienda que quien lava al difunto debe envolverse la mano con un trapo al lavar.

    3-El que lava al difunto le levanta la cabeza hasta que quede casi sentado, luego le pasa la mano por el vientre presionando para hacer salir su contenido, luego le lava las vías de evacuación quitando lo que haya en ellas de impureza.

    4-Confirma su intención de lavado fúnebre y pronuncia la basmala

    5-Le realiza el wudu’ al difunto como si fuese para As-Sala , excepto por la madmada y el istinshaq por los cuales bastará pasar la mano mojada sobre la boca y la nariz.

    6-Lava la cabeza y barba del difunto con agua perfumada (con cedro por ejemplo) o con jabón o algo similar.

    7-Lava el lado derecho del cadáver y luego el izquierdo completando un lavado de cuerpo entero.

    8-Es recomendable realizar el último lavado con esencia de Alcanfor (clavo de olor).

    9-Secar al difunto.

    10-Le cortan al muerto sus uñas y su vello púbico y debajo de las axilas.

    11-Se trenza el pelo de la mujer y se pone hacia atrás.

    El que lava levanta la cabeza del difunto
    El que lava se cubre la mano con un paño
    Se pone al difunto sobre la camilla de lavado
    El que lava presiona el abdomen del difunto y trata de extraer su contenido
    Se hace el wudu’ al difunto como para el rezo
    Se lava la cabeza del difunto y su barba con agua perfumada
    Se lava la derecha y luego la izquierda
    Secando al difunto

    Advertencia

    - Lo obligatorio es lavarlo una vez si esto limpia lo requerido, aunque es recomendable lavar tres veces cada parte, aunque ya esté limpia.

    - Si no se puede lavarlo por falta de agua o daño al cadáver se le practica el taiammum con tierra.

    - Es recomendable que quien lava un cadáver se bañe a su vez después.

    Cubriendo al difunto con la mortaja

    1-La sunna es amortajar al varón difunto en tres telas blancas de algodón. Debe ser una tela que no deje al descubierto la piel, cubriendo todo el cuerpo y sin ser exageradamente cara.La mujer debe ser amortajada con cinco piezas de tela de algodón, una prenda interior, un vestido, un velo y dos mortajas.Al menor se lo amortaja en una sola tela o en tres si se desea, una bata y dos mortajas.

    2-Se traen las tres mortajas y se las perfuma con incienso. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “cuando perfumen a un difunto háganlo en veces impares” [Lo citó Ibn Hibban].

    3-Se van envolviendo estas mortajas una sobre otra pero entre ellas se ponen perfumes mezclados como ámbar, almizcle, alcanfor, etc. Si el difunto estaba en estado de ihram no se le perfuma su ropa ni se le pone perfume, pues el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “no toquen perfume” [Lo citó Al Bujari].

    4-Se coloca al difunto de espaldas sobre las mortajas extendidas, luego se dobla la parte superior izquierda de la primera mortaja sobre su costado derecho del difunto; luego se dobla el lado derecho sobre el costado izquierdo.

    Así también se hace con el resto de las mortajas y luego se pone lo sobrante sobre su cabeza. Luego se amarra con una cuerda para que no se llegue a abrir. Al enterrar al difunto se soltará el nudo, .

    5-Es obligatorio cubrir todo el cuerpo. Si no hay tela suficiente para cubrir todo el cuerpo se le cubre la cabeza y se le pone algo perfumado en los pies. Jubbab, Al-lah esté complacido con él, dijo sobre el entierro de Mus’ab ibn ‘Omair: “el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, nos ordenó que le cubramos la cabeza y pongamos a sus pies algo de idhjir [Idhjir, es una planta de Arabia, de aroma agradable]” [Lo citó Al Bujari].

    6-El que muere en estado de ihram debe ser amortajado con su mismo ihram en el que se consagró y no se debe cubrir la cabeza del muhrim varón. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “lávenlo con agua y cedro. Amortájenlo en dos telas y no lo perfumen ni le cubran la cabeza, pues el día del juicio resucitará pronunciando la talbia [Talbia, es un cántico que entonan los peregrinos que van a La Meca a visitar la Ka’ba]” [Lo citó Al Bujari].

    Mortajas blancas de algodón
    Poniendo perfume a las mortajas

    Salatul yanaza, el rezo fúnebre

    Pilares del rezo fúnebre

    1-Estar de pie si es posible.

    2-Pronunciar los cuatro takbires.

    3-Recitar Al Fatiha.

    4-Recitar As-Sala ‘ala an nabi.

    5-Suplicar por el difunto.

    6-Hacer las cosas en orden.

    7-Pronunciar el taslim.

    Sunnas del rezo fúnebre

    1-Pedir refugio en Al-lah contra Satán antes de empezar la recitación.

    2-Suplicar por sí mismo y por los musulmanes.

    3-Recitar en voz baja.

    4-Procurar que las filas sean más, tres o más.

    Descripción del rezo fúnebre

    El imam se para junto a la cabeza del difunto si es hombre y frente a la mitad del cuerpo si fuese mujer. Los orantes se paran detrás de él como en el rezo regular, luego pronuncia cuatro takbires del modo siguiente:

    1-Pronuncia el primer takbir, el del ihram para iniciar el rezo, pide refugio en Al-lah contra Satán y pronuncia la basmala y sin pronunciar du’a al istiftah recita Al Fatiha.

    2-Pronuncia el segundo takbir y pronuncia As-Sala ‘ala an nabi como en el tashahhud final del rezo.

    3-Pronuncia el tercer takbir y suplica por sí mismo, por el difunto y por los musulmanes. Se cita, por ejemplo: “Al-lahumma agfir lahu war hamhu, wa ‘afihi, wa’afu ‘anhu wakrim nuzulahu wa wassi’ madjalahu, wagsilhu bil ma’i waz zalyi wal baradi, naqqihi minal jataia kama naqqaitaz zauba al ábiad mina ddanasi, abdilhu daran Jairan min darihi wa ahlan Jairan min ahlihi wa zauyan Jeiran min zauyihi, wa adjilhul yannata, wa a›idh-hu min ‹adhabil qabri wa ‹adhabin nar” [ Lo citó muslim ]

    (Señor, perdónalo y ten misericordia de él, exímelo, absuélvelo, y has honorable su descenso y amplía su entrada y lávalo con agua, nieve y hielo, purifícalo de sus errores como se purifica la vestimenta blanca de las impurezas, cámbiale su morada por una morada mejor, y su familia por una familia mejor, y su esposa\o por una esposa\o mejor, introdúcelo en el paraíso y protégelo de las tribulaciones de la tumba y del tormento del fuego) si el difunto es mujer debe adaptarse la súplica a ello.

    Si el difunto es un feto abortado o un menor dirá: “Al-lahumm ay’alhu dhujran liwalidaih wa faratan wa ayran wa shafi’an muyaban”. [Lo citó Al Bujari] (Al-lah, haz que sea una reserva (de recompensa) para sus padres y un guía en la otra vida y una recompensa y un intercesor correspondido).

    4-Pronuncia el cuarto takbir, luego guarda silencio brevemente y luego saluda a su derecha o saluda a los dos lados.

    Cargando y enterrando al difunto

    Tras que termina el rezo fúnebre por el difunto, la sunna es cargarlo inmediatamente hasta su tumba. Se recomienda a los que acompañan el funeral que participen ayudando a cargar al difunto. Es sunna que la persona que introduzca al difunto en su tumba diga: “bismil-la wa ‘ala mil-lat rasulil-lah” [ Lo citó At-Tirmidhi ]

    (en el nombre de Al-lah y en la fe del mensajero de Al-lah) y que lo ponga en el sepulcro lahd [ Consiste en excavar la tierra hacia abajo verticalmente y luego hacer una excavación lateral en dirección de la qibla] sobre su costado derecho y con la cara hacia la qibla, luego que suelte las ataduras de las mortajas, luego que cubra la apertura del sepulcro lahd con ladrillos.

    Es sunna para quien asiste al entierro tomar tierra con las manos y lanzarla a la tumba tres veces, luego se tapa la tumba con tierra y se cubre hasta que haya un montículo que sobresalga unos veinte centímetros del nivel del suelo. Luego se le pone piedras encima y se le rocía con agua. No hay problema si le ponen una roca o lápida en uno de los extremos para que sirva de señalización de la tumba.

    Ayudando a portar el cadaver
    Sepulcro lahd
    Señalización de la tumba]

    Dando el pésame

    Es recomendable dar los pésames a la familia del difunto pues en ello hay un poco de consuelo para sus almas, solidaridad ante la desgracia y una incitación a la paciencia.

    Los pésames son válidos con cualquier fórmula que exprese su sentido. Puede decir por ejemplo: “lil-lahi ma ajadh wa lahu ma a’ta wa kul-la shai’ ‘indahu bi-ayalin musamma” [ Lo citó Al Bujari ] (de Al-lah es lo que toma y suyo es lo que da; todo ante Él tiene un tiempo exacto) y otras cosas similares.

    Mujeres acompañando los funerales
    La salida de mujeres acompañando la procesión fúnebre no está prescrita, pues Umm ‘Atia, que Al-lah esté complacido con ella,dijo: “Se nos prohibió a las mujeres acompañar los funerales, pero no fue una prohibición estricta” [ Lo citó Ibn Maya ].

    Visitando los cementerios

    Es sunna que los hombres visiten los cementerios para que mediten y para que supliquen por los muertos, pues el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Solía prohibirles visitar los cementerios, ahora visítenlos pues les recuerdan la otra vida” [ Lo citó Muslim ].

    Hay algunas súplicas prescritas para estas visitas, tal es el caso de: “As-Sala m ‘alaikum dara qawmin mu’minin wa inna in sha Al-lah bikum lahiqun” [ Lo citó Muslim ] (la paz sea sobre ustedes morada de gente creyente, y nosotros, si Al-lah quiere, los alcanzaremos), o también: “As-salamu ‘ala ahl addari min al mu’minina wal muslimina; iarham Al-lah al mustaqdimina minna wal muta’ajjirin” [ Lo citó Muslim ]

    (la paz sea sobre la gente de esta morada de entre creyentes y musulmanes. Al-lah tenga misericordia de los que se adelantaron y de los que se retrasaron; nosotros, si Al-lah quiere, los alcanzaremos) o: “As’al Al-lah lana wa lakum al ‘afia” [ Lo citó Muslim ](pido a Al-lah para nosotros y para ustedes la salvación).

    Cualquier súplica por misericordia, perdón y cosas similares será válida.

    Vistar los cementerios el día del ‘id
    Especificar el día del ‘id para visitar los cementerios creyendo que así está prescrito es una innovación herética (bid’a) pues no ha sido registrado que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, lo haya hecho..

    Prohibiciones en los funerales

    1-Las elegías y lamentaciones histéricas, la ira ante la voluntad de Al-lah y su destino.

    El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “La plañidera si no se arrepiente antes de morir resucitará el día de la resurrección con ropas de metal fundido” [ Lo citó Muslim ].

    2-Desgarrarse las vestiduras y golpearse el rostro a gritos, arrancarse el cabello o raparse.

    Dijo el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “no es de nosotros quien se golpea los cachetes o se desgarra las ropas o llama a las prácticas de la Yahilia” [ Lo citó Muslim ].

    3-Iluminar las tumbas.

    pues Ibn ‘Abbas, Al-lah esté complacido con él,dijo: “el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, maldijo a las que visitan las tumbas y las convierten en oratorios iluminandolas”[ Lo citó At-Tirmidhi ].

    No es lícito iluminar las tumbas o pintarlas

    4-Sentarse sobre las tumbas, o pintarlas o construir sobre ellas.

    Yabir, Al-lah esté complacido con él,dijo: “el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, prohibió enyesar las tumbas, sentarse sobre ellas o construir sobre ellas”[ Lo citó Muslim ].

    5-Buscar bendiciones en las tumbas, circunvalarlas o suplicar a los muertos.

    esto es shirk (politeísmo) si se cree que eso beneficiará o dañará de por sí, pues nadie daña o beneficia sino Al-lah. Al-lah dijo: {Di: No poseo ningún poder para beneficiarme ni perjudicarme a mí mismo, salvo lo que Allah quiera.} [Corán 7:188] .

    No es lícito circunvalar las tumbas

    6-Enterrar a la gente en mezquitas o construir mezquitas sobre las tumbas o rezar sobre las tumbas.

    El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Al-lah maldijo a los judíos y cristianos que tomaron las tumbas de sus profetas como oratorios” [ Lo citó Al Bujari ].

    Prescripciones de los funerales

    1-Quien perdió el rezo fúnebre de alguien puede rezarlo cerca a la tumba, antes o después del entierro. Esto se ha confirmado que lo hizo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con la mujer que solía asear la mezquita pues él rezó (la oración fúnebre) junto a su tumba [ Lo citó Al Bujari ].

    2-Es recomendable hacer comida para los familiares del difunto pues ellos están absorbidos por su desgracia como para preparar comida. Se menciona que en la familia de Ya’far, Al-lah esté complacido con él, hubo un deceso y el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “preparen comida para la familia de Ya’far pues les ha llegado algo que los mantiene ocupados” [ Lo citó Abu Dawud ].

    Preparando comida para la familia doliente

    3-Llorar a los difuntos sin exageraciones ni histerias ni elegías es lícito. El Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo cuando murió su hijo Ibrahim: “el ojo llora y el corazón se entristece y sólo decimos lo que a Al-lah complace. Nosotros estamos tristes por tu separación de nosotros Ibrahim” [ Lo citó Al Bujari ].

    4-El mártir muerto en combate se entierra con las ropas que llevaba puestas; no se lo lava ni se reza por él. “El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, ordenó que los mártires de Uhud se entierren con sus ropas ensangrentadas y no se los lavó” [ Lo citó Al Bujari ].

    Preparando comida para la familia doliente

    5-Si muere alguien en pleno peregrinaje o ‘umra se lo lava pero no se lo perfuma ni se le cubre la cabeza pero sí se reza por él. Se ha confirmado que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo sobre el hombre que murió consagrado al peregrinaje: “lávenlo con agua y cedro. Amortájenlo en sus dos ropas y no lo perfumen ni le cubran la cabeza pues resucitará el día de la resurrección pronunciando la talbia” [ Lo citó Al Bujari ].